Andalucía, Vox y el fracaso de Somosaguas

Abascal Iglesias

Poco diré aquí sobre Vox, la gran vencedora ayer en las elecciones andaluzas, junto con Ciudadanos. Pasarán unos diás hasta que se sepan por completo los datos concretos respecto al origen  demográfico y geográfico del voto a Vox, así como su origen de clase, y el trasvase de voto que tuvieron de otros partidos. Sobre Vox ya escribí dos artículos en mi web oficial, que recupero aquí, para introducir en el análisis de esta fuerza política neoconservadora.

Seguramente, el análisis sobre Vox deba ampliarse más pronto que tarde. Sobre todo para saber cómo frenar su ascensión. Cosa en la que ya estarán trabajando no solo las fuerzas mal llamadas “antifascistas” a las que ayer apeló Pablo Iglesias II, el Turrión, en definición acertada de Daniel López, ni solo las “constitucionalistas”, a las que ayer apeló una menguada Susana Díaz, víctima indirecta de la gestión presidencial de Pedro Sánchez, aupado a la Moncloa precisamente por Podemos, EH Bildu, ERC, PDCat, PNV y otras fuerzas que, surgidas y aumentados con el régimen de 1978 en tanto que son su cumplimiento, quieren acabar con dicha Constitución de 1978 a la que apelaba Díaz. También se pondrán a trabajar el PP y Ciudadanos. Los primeros, para evitar que Vox se convierta en su Podemos particular, y los segundos, quizás los que mayor ventaja puedan tener frente a Vox, por paradójico que sea, poniéndose de perfil ante ellos. Ciudadanos tiene, ahora, la posibilidad de aparecer como la fuerza moderada que equilibrará a todos los demás, y eso puede hacerles subir muchísimo. Es decir, nunca antes Albert Rivera había tenido la posibilidad de aparecer como el Macrón español como ahora. Independientemente de lo que ocurra en Andalucía, si hay cambio de gobierno o no, Vox es aliado involuntario del crecimiento de Ciudadanos a costa de PP y PSOE. Y Podemos, a su pesar, con la inercia desesperada que están demostrando (obvia, por otra parte), focalizarán todo su discurso contra Vox, intentando meter a Ciudadanos y PP en el mismo saco, del cual solo los de Rivera pueden salir airosos apareciendo como la fuerza política moderada, equilibradora y prudente que contentará a todos. Es decir, Vox y Podemos posibilitan que el europeísmo neoliberal federalizante de Ciudadanos suba, alcance poder y reestructure una Unión Europea moribunda.

Pero esta entrada del blog, que estrena nuevo nombre y nueva dirección (https://paniberismosocialista.wordpress.com), sirve solo para constatar el absoluto fracaso de la lectura de España que se realizó desde la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Complutensde de Madrid, donde nació Podemos. Lectura basada en el cortoplacismo de la oportunidad política fruto de las consecuencias de la Gran Recesión de 2007, pero sin revisión de las ideas políticas, sociológicas y, sobre todo, filosóficas, de las que partió aquel grupo fundador de Podemos.

El postmodernismo filosófico, gasolina de la izquierda indefinida no solo española, sino internacional (los “baizuo” que llaman, despectivamente, en la República Popular China), unido a fuerzas políticas que ya eran de izquierda indefinida antes (feminismo, trotskysmo, ecologismo, “cristianos de base”, etc.), más su alianza con el neofeudalismo separatista (que conecta con la izquierda indefinida porque esta tiene un proyecto ajeno al Estado de referencia en que nace, como los separatistas, que lo quieren destruir), forjaron una alianza tratando de aprovechar el hueco existente desde la crisis económica de hace once años, pero con un proyecto político y social sin posibilidad ninguna de triunfar. Nunca triunfó en la Facultad, en la que yo también estudié. Lo que allí provocó fue la división total de los estudiantes y los profesores entre sí, momentos constantes de tensión y acoso, medro académico basado en la fidelidad ideológica y personal, y todo… para nada. Bolonia se aplicó, las asociaciones de estudiantes acabaron en el sótano, el “puesto de chuches” también (el Aula Social sigue donde estaba, porque ya no molesta, a pesar de que molestó a muchos durante mucho tiempo), las izquierdas acabaron enfrentadas entre sí de manera visceral, la vida académica se degradó y Contrapoder más la red de profesores La Promotora, gérmen de Podemos, con sus acciones, generaron más estudiantes de derechas y liberales que la acción consciente de la Facultad de Derecho de esta misma Universidad, donde conservadores, liberales y neofascistas siempre fueron hegemónicos.

El gran problema de Pablo Iglesias II, el Turrión, es que es como el Rey Midas pero al revés. Todo lo que toca lo convierte en mierda. Y el gran peligro que ello supone es que, además, él no lo sabe. Es peor que un mono con un cuchillo. Seducido cual Narciso viendo su reflejo en el río, Turrión no es consciente que él siempre fue el auténtico cenizo. Y él es un fenómeno sintomático de una época, y de un quehacer, muy concreto: la generación, vía sistema educativo, de izquierdistas infantiles anticomunistas por parte de un PSOE que, pensando que evolucionarían como ellos, acabarían siendo votantes, simpatizantes o incluso militantes del Partido. Una ingeniería social que comenzó Felipe González, y que a la larga ha demostrado ser un desastre para España. El cenizo Turrión tuvo la oportunidad de conformar una fuerza política patriota y socialista, de “izquierdas”. Pero es incapaz de construir algo así porque, entre otras cosas, ha mamado desde la cuna el odio a España. No se puede trasplantar el peronismo a España si no se ama a España tanto como a la Argentina la amó Perón, para mal y para bien. Y al igual que en Somosaguas, en España entera será imposible construir una izquierda definida nueva mientras el turrionismo no sea barrido del mapa. Solo así será posible plantar cara al europeísmo neoliberal de Ciudadanos, al socialfascismo del PSOE, al neoconservadurismo trumpista de Vox y a la derecha funcionarial del PP.

Nosotros no podemos sino empezar por la construcción teórica para, desde ahí, tener un mapamundi adecuado por el que navegar en el proceloso océano de la vida política. Mapa que variará en función de los accidentes geográficos que hallemos. Pero sin el cual, no es posible hacer nada. Es la tarea más ardua, casi solitaria y dura que se da en los inicios de todo movimiento político, pero ahora es obligada. Las fuerzas conservadoras tienen teóricos más potentes, ahora mismo, que PSOE y Podemos, que están fuera de juego. Sobre Izquierda Unida y el PCE poco se puede comentar. Salvo honrosas excepciones, la mediocridad bañada en arribismo, postmodernismo filosófico de hoz y martillo, y un complejo de inferioridad congénito a muchos grupos integrantes de este “movimiento político y social”, es la norma. Como diría Lenin en el ¿Qué hacer?, hay que acabar con el “periodo cero”, que es el más largo. “Sin teoría revolucionaria, no hay movimiento revolucionario”, también dijo Lenin. El PCE, Izquierda Unida y Podemos jamás han tenido teoría revolucionaria. Y cuando la praxis de la Guerra Civil permitió al PCE acercarse al marxismo-leninismo por parte de teóricos y hombres de acción como Vicente Uribe, los choques con la izquierda anarquista y con la izquierda indefinida de entonces (trotskystas, diversas escisiones socialistas) no pudieron construir una oposición victoriosa a la superioridad militar de los sublevados apoyados por Italia y Alemania. Más adelante, cuando hacia 1970 el PCE asumió las ideas antisoviéticas del Congreso por la Libertad de la Cultura de una España “multinacional” y el federalismo, comenzó a fraguarse la actual situación marginal, absurda y desperfilada del PCE. La diáspora de micropartidos escindidos del PCE, que en mayor o menor grado reprodujeron las ideas equivocadas del Partido en esa década, aún a la contra de aquel, también nos trajo la situación que tenemos ahora. La derrota del PCE en las elecciones de 1982, gérmen de la coalición Izquierda Unida, más la posterior caída de la URSS, sumió al PCE en un pozo sin fondo del que es incapaz de escapar. Postrarse ante el PSOE primero, y ante Podemos después, bajo las cadenas de Izquierda Unida, y la soga al cuello del separatismo, convierten al PCE en un preso maniatado por otros, pero encantado de dicha tortura por la autocomplaciencia que a parte de su dirección y de su militancia les procura.

En El marxismo y la cuestión nacional española (El Viejo Topo, 2017), afirmé que ahora sí se dan las condiciones para construir algo que nunca ha exitistido: un marxismo netamente español. Tras el día de ayer, me reafirmo en esta consideración. Su construcción es imperativa, pues con dicho marxismo sería posible barrer el postmodernismo de la izquierda indefinida de las fuerzas políticas tradicionales, incluso conformando un partido de nuevo cuño, hoy inexistente. Es imperativa, también, para contrarrestar la creciente influencia en el mundo rural y en los barrios obreros de la periferia urbana del neoconservadurismo voxista y de otras fuerzas aún más peligrosas que Vox, que esperan su momento para asomar sus fauces. Siempre lo hemos tenido difícil, desde 1848. Por eso, los logros que hemos conseguido, cuando se han conseguido, han tenido siempre impacto universal. Y sobre dicho impacto se han colocado toneladas de basura y de Leyenda Negra. Nuestro momento es ahora, aunque hay que empezar (hemos empezado ya) por la batalla teórica, sin la cual no puede desarrollarse una praxis acertada. Las elecciones andaluzas deben ser tomadas como una oportunidad para avanzar en esta dirección.


Charla en la Facultad de Filosofía de la Universidad Complutense de Madrid: Geopolítica contra España


Charla en la Universidad de Murcia

https://www.ivoox.com/player_ej_30346431_4_1.html?c1=ff6600


Llamada a contribuciones para la Revista Debates

La Revista Debates, v. 13 n. 1, que se publicará en abril de 2019, está aceptando trabajos para el Dossier Estado y Política en el Capitalismo Contemporáneo, organizado por los profesores Leonardo Granato (Universidade Federal do Rio Grande do Sul), Gloria E. Mendicoa (Universidad de Buenos Aires) y Santiago J. Armesilla Conde (Euro-Mediterranean University Institute).
Las interpretaciones críticas sobre la integración estatal de la sociedad en el sistema capitalista, plurales y diversas, se han revelado, históricamente, como importantes hilos conductores para la discusión y análisis políticos. Desde la obra de Marx y Engels, pasando por las contribuciones de autores como Gramsci, Althusser, Poulantzas y los “derivacionistas” alemanes, las teorías críticas del Estado constituyen significativos puntos de partida para las discusiones marxistas y no marxistas sobre el Estado y la Política, referentes a múltiples contextos y períodos.
De forma más o menos paralela a las elaboraciones del Marxismo Occidental de posguerra, se registró en América Latina, entre las décadas de 1960 y 1980, un prominente debate acerca de la cuestión estatal en la región, con el objetivo de comprender el Estado periférico como una de las variantes del Estado capitalista. Movilizado por la discusión de las especificidades del “Estado latinoamericano”, ese debate histórico es retomado actualmente para comprender cómo la forma Estado ha contribuido para garantizar las dinámicas de dominación social y los distintos proyectos hegemónicos implantados en la región. Este Dossier de la Revista Debates busca, por lo tanto, contribuciones que desarrollen los temas planteados por las interpretaciones y concepciones de las teorías críticas del Estado y por las genuinas contribuciones latinoamericanas, así como por las diferentes perspectivas que han entrado a dialogar con ellas. Asimismo, serán bienvenidos trabajos que se propongan analizar el estado del arte en general, o con especial consideración al desarrollado específicamente en países o regiones del Norte o Sur geopolíticos. También serán bienvenidos artículos que busquen estudiar casos o experiencias estatales específicas.
Fecha límite para el envío de artículos: 15 de diciembre de 2018.

Informaciones en: http://seer.ufrgs.br/debates/about/submissions#onlineSubmissions.

Revista Debates
Revista do Núcleo de Pesquisa sobre América Latina
Programa de Pós-Graduação em Ciência Política
Universidade Federal do Rio Grande do Sul
Site: http://seer.ufrgs.br/debates
Contatos: revistadebates@ufrgs.br/ (51)33086894

La izquierda indefinida en la España del presente, lunes 5 de noviembre de 2018, en la Fundación Gustavo Bueno

En la España del presente, la de la Constitución de 1978 dentro de la Unión Europea, la OTAN y actuante en el marco de la Globalización capitalista anglonorteamericana tras el hundimiento de la URSS, las diversas corrientes de la izquierda indefinida (extravagante, divagante y fundamentalista) asociadas a los llamados “movimientos sociales”, ONGs, “intelectuales y artistas” y asociaciones diversas de la llamada “sociedad civil”, se encuentran organizadas a nivel político institucional en partidos políticos, coaliciones o no, que tienen asiento parlamentario en las Cortes Generales, en el Senado o en cámaras autonómicas y municipales. Como Bueno señaló en el “Final” de El mito de la izquierda (2003), en el mundo postsoviético en que vivimos, al menos por ahora, cabe más hablar del porvenir de la izquierda indefinida que de la definida. En la izquierda indefinida han desembocado corrientes de la izquierda que han fracasado en sus objetivos o que los han pospuesto para centrarse en otras cuestiones de carácter ético, moral, sociológico o cultural. Sin embargo, todas estas corrientes siguen organizadas en partidos políticos, cuentan con dinero público para realizar sus actividades y propagar su mensaje y, lo que es más significativo, utilizan su posición de poder para atacar, frenar o denigrar a posiciones de izquierda más políticamente definidas que la suya, aunque esta sea, por ahora, marginal. La exposición se centrará en el análisis de este entretejimiento institucional, social, político y filosófico de la izquierda indefinida con estas fuerzas, cómo se ha llegado históricamente a esta situación y las implicaciones políticas que conlleva. Aunque se centrará en España, no se dejará de analizar las conexiones de esta hegemonía de la izquierda indefinida aquí con estas mismas corrientes en otras naciones.


Algunos comentarios a la charla de José Luis Pozo Fajarnés en la Fundación Gustavo Bueno

jose-luis-4

El que fuera en su día presidente de Izquierda Hispánica (cosa que ha tratado de ocultar en numerosas ocasiones), José Luis Pozo Fajarnés, también conocido como Josechu, dio una charla el pasado día 22 de octubre en la Fundación Gustavo Bueno titulada “La idea de España en Marx“. A mi juicio, sería más óptimo haber titulado su comunicación como “La idea de España en Marx según José Luis Pozo Fajarnés”. Durante casi dos horas, Josechu trata de demostrar que Marx es “negrolegendario” en sus interpretaciones sobre España. Aunque los momentos en que trata de demostrar esto durante su conferencia son muy pocos, y lo que dice no amerita un comentario muy extenso, sí creo conveniente escribir algunas cuestiones al respecto de lo que afirma en su intervención:

  1. De los textos de Marx, en realidad, no se puede inferir ni que defiende la Leyenda Negra antiespañola ni la Leyenda Rosa. Es más, y en esto Fernando López Laso tenía razón, cualquiera que lea directamente los textos de Marx sobre España puede inferir el gran aprecio que tenía por nuestra nación. Marx aprendió español para leer directamente a autores españoles, así como el Quijote, obra que referencia en multitud de sus escritos durante toda su vida. Que hable de Jovellanos, o que comente cuestiones referentes a la filosofía ilustrada del siglo XVIII francés y cómo entró en España, no implica Leyenda Negra en ningún caso. En todos los escritos de Marx sobre España, destaca la viveza de la nación respecto de unos invasores franceses que no estaban preparados para la resistencia y el contraataque que se les avecinaba. Remito a mi libro El marxismo y la cuestión nacional española (El Viejo Topo, 2017) para leer las citas textuales de Marx y Engels en que hablan muy bien del pueblo español y de la Historia de España, criticando al resto de países europeos por juzgarla mal por desconocimiento. Las menciones a Pizarro, al Pacífico, al Imperio, a cómo narra con admiración la forma en que se conformaron las juntas antifrancesas durante la Guerra de la Independencia, las milicias, o a cómo se redactó la Constitución de 1812 y a cómo se conformaron las Cortes de todo el Imperio en Cádiz, no son en absoluto negrolegendarias. Como tampoco lo es la descripción de Marx de cómo las instituciones medievales, a pesar de Carlos I, se conservaron e influyeron en la construcción de la nación política española, tal y como afirmo en mi libro. Además, Josechu trata de hacer pasar por citas de Marx lo que son afirmaciones de Marliani o comentarios a pie de página de la edición de la Editorial Progreso de estos textos. No es la única vez en que, durante su intervención, actúa con mala fe para tergiversar argumentos que no le gustan, o directamente mentir.
  2. Que haya utilizado autores negrolegendarios como referencia, no implica que Marx sea negrolegendario. El sesgo de confirmación que Josechu realiza aquí le obligaría a sostener que como Marx leyó a Adam Smith, David Ricardo o William Petty para formarse en economía, entonces es defensor del capitalismo y es liberal. O que como se basó en Hegel es idealista. Algo que comparte con Luis Carlos Martín, en contraposición, como bien indicó Pedro Ínsua en el homenaje a Fernando López Laso en el Centro Riojano de Madrid, a lo afirmado por Doménico Losurdo sobre cómo Hegel, con su dialéctica, rompe realmente con la tradición idealista alemana. Parece ser que tomar datos o ideas de otros, aún transformándolos, te convierte en algo igual a ese algo. ¿Acaso Bueno es idealista por haber tomado ideas de Kant como el Ego Trascendental? Es curioso, porque eso es lo que defiende Juan Bautista Fuentes Ortega, a saber, que Gustavo Bueno es la última forma más refinada del idealismo alemán. No es mi tesis en absoluto, pero lo que hace Fuentes con Bueno y Kant es lo mismo que hace el “grupo de Talavera” (Josechu y Luis Carlos) respecto a Marx y Marliani en relación a la Leyenda Negra, o respecto a Hegel, por ejemplo.
  3. Dejar caer que Marx y Engels eran espías alemanes al servicio de Bismarck, o algo parecido, por su descripción de ciertos rasgos de España, o estar al servicio de Estados Unidos, es algo cercano ya a la conspiranoia anticomunista más propia de la Metapedia neonazi que de un filósofo materialista. Josechu podría citar la ingente cantidad de veces que, tanto Marx como Engels, ponen a parir a Alemania, y a la cultura alemana. En los dos tomos de sus Obras Escogidas, en La ideología alemana, La Sagrada Familia, etc., pueden encontrarse textos donde el absoluto desprecio a la lentitud, parsimonia y arrogancia de los filósofos alemanes ha hecho mella en el desarrollo cultural de esa nación centroeuropea, por no hablar de sus políticos, sus terratenientes y su torpe burguesía. Es obligado mencionar aquí que toda la parte final del tomo I de El Capital, sobre la acumulación originaria, es una descripción crítica de la reforma protestante en Europa, fenómeno que permitió el expolio de las propiedades comunales y personales de los campesinos de Europa central y occidental, y que con el colonialismo posterior se extendió a África y también a Asia. Es decir, Marx ha sido uno de los más furibundos críticos de la reforma protestante, y esto Josechu lo pasa por alto. Porque, según Marx, aunque el proceso de la acumulación originaria se inicia en el siglo XV y en Europa central y occidental, éste, si se identifica con un proceso histórico determinado, es con la reforma protestante (“Lutero quiso convertir a los curas en laicos, y acabó convirtiendo a los laicos en curas”, famoso quiasmo de Marx).
  4. Bueno dice, en Dialéctica de clases y dialéctica de Estados (El Basilisco, 2ª época, 2001, pp. 83-90), que la dialéctica de clases y de Estados es una sola y única dialéctica, y que no se puede subordinar la dialéctica de Estados a la de clases (que es lo que hace el anarquismo y el marxismo vulgar, en el que Josechu se formó en sus tiempos del PCPE), ni la dialéctica de clases a la de Estados (que es lo que hace Josechu hoy día, sustancializando la idea de eutaxia, como si el Estado fuese un teorema científico y en él no se produjeran luchas de clases). En la lucha de clases del marxismo se contempla la lucha de Estados, y no solo de manera residual, sino de manera constante, desde Marx hasta Mao, Stalin o, actualmente, por ejemplo, con la teoría del sistema-Mundo de Immanuel Wallerstein. No es lo mismo traducir el Manifiesto Comunista, en su frase inicial con “La historia de la humanidad es la historia de la lucha de clases” a traducirlo como “La historia de todas las sociedades que han existido es la historia de la lucha de clases”. En la primera traducción sí se puede entender a las clases como totalidades atributivas por encima de los Estados (las sociedades). En la segunda no. Los ejemplos de conspiraciones palaciegas (“instituciones” lo llama) que Josechu pone para negar la dialéctica de clases que Marx analiza sobre España carecen de fundamento, porque las descontextualiza del proceso histórico que Marx analiza. Es decir, el motor de la Historia no es la lucha de clases en sentido atributivo universal, en eso todos estamos de cuerdo. Pero tampoco lo es la lucha entre Estados sin contar con la dialéctica de clases, que es lo que hace él y alguno más. Esta eliminación de la dialéctica de clases del análisis, que es constante desde hace años por su parte, y que Bueno nunca realizó, emborrona el análisis y, en vez de asimilar el materialismo histórico de Marx porque, si no, se es precopernicano (cosa que Bueno afirmó en la entrevista que le hicieron en la que afirma que mataría al etarra Barrios con sus manos), lo que realiza Josechu con el materialismo histórico es distorsionarlo, hacerlo irreconocible, convertirlo en una caricatura más propia de partidos como aquel en que se formó, el confederal PCPE, que en marxismo de verdad. Y de ahí que sea absurdo afirmar que formarse en marxismo sea estar en una escuela de cuadros de un Partido de la época. La formación en marxismo en esos partidos españoles era mala, y Josechu sigue arrastrando esa mala formación en marxismo hasta hoy día.
  5. Si me amenaza con publicar algo sobre mi libro, podría hacerlo sin mala fe y con más sustento. Es decir, doy por hecho de que se lo ha leído. Pero miente haciendo afirmaciones sobre cosas que yo digoen el libro  y que no son así. En primer lugar, yo no afirmo en el libro en ningún momento que los escritos de Marx sobre España no llegaran hasta 1998. Lo que afirmo es que no fueron traducidos por completo, incluidos los de Engels, y en buena traducción, hasta 1998. Y hago una relación de traducciones anteriores. Por cierto, la de 1980 de Planeta es cierto que no la menciono en el libro, pero si Engels se refiere al mismo quinto periodo revolucionario que yo menciono en el libro (el Sexenio Democrático de 1868-1874), esto me congratula, porque significa que he aplicado correctamente el método del materialismo histórico a la Historia de España. Josechu vuelve a mentir cuando dice que yo afirmo que el krausismo taponó la entrada de Marx en España. Yo no digo eso en el libro. Lo que digo, y esto es una afirmación de Bueno que Josechu se calla, es que el krausismo taponó la entrada de Hegel en España, que las izquierdas anarquista y socialdemócrata bebieron más del krausismo que de Hegel, y que estas formaciones sociales acabaron mezclando ideas de Krause con Marx, con Bakunin, etc. También miente, o mejor dicho, manipula mi afirmación sobre la Leyenda Negra en relación a la no construcción de un marxismo netamente español. Si entendemos la Leyenda Negra como una superestructura ideológica que, según María Elvira Roca Barea, es hegemónica desde el siglo XVIII vía borbónico-francesa, es evidente que ha sido imposible hasta ahora la construcción de un marxismo español, que defienda el modelo de Estado propio de esta corriente filosófica (república unitaria centralista, de corte jacobino). Porque un izquierdista que ha asimilado la Leyenda Negra española no puede más que ver como “facha” lo que Marx decía sobre España o lo que Lenin y Stalin decían sobre el federalismo y el separatismo. Es decir, la Leyenda Negra es una superestructura (idea que el materialismo filosófico cogió de Marx) contra la que hay que luchar. Y si el marxismo sirve para ello y con gran potencial, como reconoció Carlos Madrid en el homenaje a Fernando, ¿por qué Josechu se lo quiere cargar? Por otra parte, afirmar sin probar que ve maniqueísmo izquierda-derecha en mi libro, cuando no hablo en absoluto de esos dos mitos en él, y precisamente en un libro que es, ante todo, una crítica radical a las izquierdas españolas de inspiración marxista, solo lo puedo contestar con el famoso verso del pasodoble taurino: “Manolete, Manolete, si no sabes torear, ¿pa qué te metes?”. Probablemente, estas medidas de distracción al personal para que no me lean, y este intento fútil de desprestigiarme, diciendo cosas que no digo en el libro, no lleguen a mucho. Pero no dicen nada bueno del sujeto operatorio con sistema nervioso central, u ovoide z, que las ha producido. Que escriba lo que quiera. Mi libro ya supone una refutación anticipada de todo lo que pueda decir.
  6. España no fue Imperio Colonial hasta finales del siglo XVIII, cosa que Bueno afirma, y precisamente por asimilación de las formas de organización imperial francesas. Por tanto, es pertinente que Marx pueda hablar de colonias, si bien España en esa época nunca llegó al grado de depredación de Francia, Holanda o Inglaterra. Josechu podría haber mencionado cuando Marx afirma que los españoles fueron más magnánimos con la población que conquistó en América que los ingleses o los franceses con las suyas. Está en los Grundrisse, puede buscarlo.

Conclusión:

En esta versión de la manida “vuelta del revés de Marx”, en la que se pone a Marx a hacer el pino y a comerse la tierra del suelo, José Luis Pozo Fajarnés trata de demostrarnos lo que ya en su día me dijo el bloguero y, también como él, ex-miembro de Izquierda Hispánica, “Felguerinos”: que “Marx no encaja en lo hispano”. Aunque el proletariado en Rusia no era mayoritario socialmente como el campesinado, sí pudo organizar la revolución comunista aliada con los campesinos a través de la organización del Partido. ¿Cómo es posible que nunca hubiese habido ni una sola revolución obrera en el mundo y, sin embargo, hacia 1979, 25 naciones políticas del planeta, incluidas China y la URSS, fuesen comunistas? Si dejamos de lado de estos procesos a Europa del Este tras 1945, y salvando a Yugoslavia, ¿acaso la extensión universal de la revolución proletaria defendida desde la URSS debía realizarse, solo, mediante procesos revolucionarios iguales al de octubre de 1917? ¿Desde cuándo el materialismo histórico es incompatible con la geopolítica? Quizás Josechu tuviese, en su juventud en el confederal PCPE, una idea marxista vulgar, pseudotrotskysta o guevarista, de la extensión del socialismo. Pero lo cierto es que los partidos comunistas en el poder, ya fuese por proceso revolucionario clásico, por guerra civil (revolucionaria) o por transformación tras elecciones como en Polonia o Hungría, organizaron a los productores de valor y plusvalor (campesinos, obreros), en la gestión del Estado en un tipo de orden social que, para bien y para mal, fue el único que realmente puso en jaque al modo de producción capitalista en todos sus siglos de Historia. Y todo esto es compatible con la acción imperial generadora de la URSS en su día.

Lo que está claro es que José Luis Pozo Fajarnés, Josechu, desde los tiempos en que pedía “una solución dialógica a Euskal Herría” (1997) hasta los actuales en que afirma que Marx era “negrolegendario”, y pasando por su defensa de Gorbachov durante las Jornadas sobre la Caída de la URSS que Izquierda Hispánica organizó en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la Complutense en febrero de 2012 (defensa muy común en el PCPE, o PC., en que militó en los ochenta) siempre ha mantenido la misma constante: que no se entera de lo que es el materialismo histórico.

P.D.: Fernando López Laso siempre me dijo que Marx fue un gran hispanista. Y llevaba razón.


Entrevista para el blog "El Bloque del Este" sobre "El marxismo y la cuestión nacional española" y otras cuestiones históricas

Entrevista realizada por Óscar Díaz para su blog de entrevistas “El Bloque del Este”:

https://oscar-elbloquedeleste.blogspot.com
https://oscar-elbloquedeleste.blogspot.com/2018/10/entrevista-santiago-armesilla-sobre-la.html


1.¿Cual fue tu motivación para escribir el libro “El marxismo y la cuestión nacional Española”?

La motivación fue que, tras la lectura detenida de los escritos sobre España de Marx y Engels y de los textos respecto a la nación y el Estado de Lenin, Stalin y Luxemburgo, me pareció necesario recopilarlos en un solo texto comprensible para cualquier lector.


El Viejo Topo aceptó el proyecto y salió. Así de sencillo.



2. ¿Como calificarías a España en su proceso de construcción como país? ¿Para ti cuando España se crea como nación consolidada hasta llegar a ser un imperio?

España, como nación política, nace en la Guerra de Independencia de 1808 a 1814, y se va solidificando en tres periodos revolucionarios más. El Trienio Liberal de 1820 a 1823, la Revolución Liberal-Progresista de 1834 a 1843 que coincide con la Primera Guerra Carlista y la Vicalvarada y el Bienio Progresista de 1854 a 1863. Estos son los cuatro periodos de construcción nacional política de España, liberales, burgueses y antiabsolutistas, que caben dentro del periodo de construcciones nacionales de Europa occidental que, según Lenin en “Sobre el derecho de las naciones a la autodeterminación”, se inicia en 1789 y termina en 1871. Con posterioridad, yo añado tres periodos revolucionarios más a los cuatro anteriores, que son los que Marx analiza en sus textos de “La España revolucionaria”.


En los tres siguientes, ya hay un movimiento obrero importante, y en la dialéctica de clases española ya aparecen el proletariado y el campesinado organizados. Estos tres periodos son el Sexenio Democrático de 1868 a 1874, el Trienio Bolchevique y las huelgas revolucionarias de 1917 a 1923 y la Segunda República más la Guerra Civil de 1931 a 1939. España se construye como nación política en los cuatro primeros, y en los tres siguientes los obreros se organizan para continuar y superar en el socialismo (sobre todo anarquista, eso sí), lo iniciado por los liberales revolucionarios. Antes, como nación histórica, España surge a finales del siglo XV como monarquía autoritaria, y con la llegada de los Habsburgo se convierte en monarquía absoluta. Pero, y esto es muy importante, antes que nación política, España es Imperio. Y este rasgo es lo que la distingue de otras naciones de Europa occidental, como Francia, Alemania o Italia, que fueron antes nación que Imperio.



3.¿Que fue la llama “conquista y reconquista de España”? ¿Es correcto este termino para referirse ala fundación de reinos cristianos en España?

Si lo vemos desde una perspectiva religiosa, es una reconquista del cristianismo católico de la península ibérica tras un dominio musulmán que, en realidad, ya en el siglo XI, dejó de ser hegemónico en todo el territorio. Ahora bien, desde una perspectiva histórica, los reyes asturianos, leoneses, aragoneses y castellanos tenían en perspectiva recuperar la unidad de la provincia romana de Hispania, pero también avanzar sin límites para construir algo nuevo. El Reino Visigodo no era España. Si acaso, una “proto-España”. 


Pero tan anacrónico es pensar que se produce una reconquista de la España perdida (no era España, insisto), como decir que Cataluña ha tenido un centenar de presidentes desde la Edad Media. En la Reconquista lo que sucede es una construcción de reinos feudales cristianos que, de alguna manera, buscan la unidad romana perdida, pero el resultado es una sociedad política totalmente nueva, la española.



4.¿Había una división muy grande entre los reinos y tribus árabes en la península ibérica?

Tras la independencia del Emirato de Córdoba del Califato Omeya, que luego se convierte en Califato y llega a durar hasta tres siglos, se produce una división fatal con los Reinos de Taifas, que supone la balcanización del Estado islámico ibérico. Solo el impulso almorávide trata de reunificar a los musulmanes, pero desde un Estado nuevo, que duran poco más de cien años para después volver a balcanizarse. Con la Batalla de las Navas de Tolosa, en 1212, los musulmanes sucumben ante la iniciativa de los reinos católicos que avanzaban del norte.

Península Ibérica en 1030 (Reinos de Taifas


Realmente, las divisiones entre los árabes eran mayores que entre los cristianos. Al Islam le ha costado siempre conformar sociedades políticas estables, porque siempre conserva cierta estructura tribal. Y ni siquiera el colonialismo británico o francés pudo acabar con estas relaciones sociales.



5.¿Los Reinos Árabes aportaron cultura, ciencia y medicina a España? ¿Tuvieron relación con Palestina, Siria y oriente próximo?

Sí, y también aportaron técnicas agrícolas que dejaron una gran impronta en la agricultura nacional. Así como técnicas hídricas. El Tribunal de las Aguas de Valencia proviene de los árabes. La relación con Oriente se rompió bastante con la independencia de Córdoba.

cuadro representando al pueblo valenciano en el tribunal de Aguas de Valencia


Siguió su propio camino, y el Califato Abasí no pudo llegar a recuperarlo. La “tragedia de Al-Andalus” que señaló Bin Laden una vez, más que la Reconquista, fue la independencia del Emirato de Córdoba. Para algunos salafistas, es el principio del fin de la Edad de Oro islámica.



6.¿Que fue le reino de Nafarroak (Navarra) y por que fue conquistado por Fernando Católico y Carlos I de España? ¿Que supuso la caída de este reino?

Pues fue un reino independiente que tuvo su apogeo con su expansión hacia los Pirineos, frenada por aragoneses y franceses. El Reino de Navarra fue conquistado porque, básicamente, o España se hacía con él o se hacía Francia.

bandera del Reino de Nafarroa (Navarra)


España y Francia han sido enemigos seculares desde el siglo XVI, y los enfrentamientos entre ambos, a mi juicio, han sido más viscerales que los que pudiera tener España con Inglaterra, o estos con los franceses.



7.¿La versión histórica de España explicada por los historiadores y periodistas de derechas esta tergiversadas?

No creo que exista hoy día una visión hegemónica dentro de la “derecha” sobre la Historia de España. De los periodistas prefiero no hablar, porque se trata de una profesión que, sobre todo con las tertulias televisivas, parece que hacen el papel del nuevo ágora de la polis. Más bien me parece que la visión hegemónica dentro de la historiografía española, por desgracia, es la que han elaborado los anglosajones y que la socialdemocracia ha asimilado como cierta.


8.¿Que fue el reino de Al-Andalus y por que fue saqueado por el reino de Castilla?

Al-Andalus como reino nunca existió. Se llama a Al-Andalus al periodo en que, supuestamente, dominó el Islam la península ibérica entre el 711 y 1492. Pero ya desde el siglo XI la hegemonía de los reinos cristianos en la península era casi completa.


De 1238 a 1492 solo queda el reducido Reino nazarí de Granada. Y no fue saqueado por Castilla. Fue conquistado por el Reino de España ya unificado.


escudo del Reino Nazari


Así pues, Castílla no pudo saquear algo que nunca existió como reino.



9.¿Quienes eran los almorávides y por que desembarcaron en Hispania?

Los almorávides eran unos monjes-soldado provenientes de tribus nómadas del Sáhara que constituyeron un Estado bastante extenso que trató de dominar el sur de la Península Ibérica, y que temporalmente reunificaron las taifas. Cayeron.


10.¿Que fue le Reino de Asturias y el Emirato de Cordoba?

Sobre el Emirato de Córdoba ya respondí. El Reino de Asturias es el primer reino cristiano consolidado contra a los musulmanes en la Península Ibérica, y es el origen tanto de España como de Portugal. Es, además, el origen histórico de los más de 800 millones de seres humanos que hablan español y portugués en los cinco continentes.


11.Algunos nacionalistas dicen que España es un invento y que solo es Asturias, el resto de la península es territorio conquistado ¿Que opinas de esta acusación y argumentos?

Todo es un invento. Internet, Asturias, España, América, los teléfonos móviles, los orinales, la bomba atómica, etc. No me tomo en serio frases sentimentales de ideologías románticas. En todo caso, hay que combatirlas para que no nos crezcan los enanos.


12.¿Que fueron los condados catalanes y como participaron durante las cruzadas y expansión de los reinos cristianos?

Que yo sepa, los condados catalanes no participaron en las Cruzadas. Eso fue más bien cosa de franceses, ingleses, husitas y demás. Aquellos fueron un conjunto de territorios regidos por nobles que la Corona de Aragón unificó como Principado en el siglo XIV, quedando así también en el Reino de España hasta 1714, cuando los Decretos de Nueva Planta.


Reordenan administrativamente España y se produce una centralización de competencias que acaba con las aristocracias aragonesas tradicionales, y también castellanas, en favor de una aristocracia de origen francés que, curiosamente, es la que permite el despegue de la burguesía en Cataluña.



13.Teniendo el Reino de Navarra y Al-Andalus en el territorio del actual Reino de España ¿Se podrían considerar naciones por ser territorios sometidos por el Reino de Castilla?

Al-Andalus dejó de existir hace siglos. Y el Reino de Navarra igual. Ni son naciones, pues es anacrónico hablar de naciones en el medievo, ni están sometidas a nada. Son tan Historia como la Liga Hanseática o el Imperio Carolingio.


14.Vayamos la guerra de sucesión ¿Como se inicio esta guerra?

Pues se inicia con la subida al trono de Felípe de Borbón, luego Felipe V, tras la muerte de Carlos II, último rey de los Habsburgo españoles. Inglaterra, Austria y Holanda quieren repartirse los territorios de España, y para ello tienen que poner en jaque la monarquía de Luis XIV en Francia, que logró colocar a su nieto al frente del Imperio Español. El archiduque Carlos Francisco de Habsburgo pugna por ser el nuevo rey de España, apoyado por holandeses e ingleses.

Carlos Francisco de Habsburgo


Tiene los primeros apoyos en Castilla, que son derrotados aunque logran llegar a Aragón y Cataluña, desde donde consiguen apoyos y amplían el bando austracista. Portugal apoya a Carlos, aunque al final cambia de bando a cambio de posesiones en América del Sur. Y así empieza. Se trata de una pura dialéctica de clases y de Estados.



15.Tras la victoria de los Borbones contra los Austrias ¿Como calificarías tu la quema de Xativa, eliminación de los foros y prohibición de lenguas y tradiciones del Reino de Aragon?

Las lenguas no se prohíben. La administración se centraliza, pero ninguna lengua regional se prohíbe ni se pierde. Lo califico como el típico caso de solidificación de una monarquía absoluta típicamente europea occidental, solo que a través de una guerra en la que se implican muchas monarquías rivales. Algo muy común en los siglos que van del XVI al XVIII, e incluso después.


16.¿Sería una conquista de un reino a otro o se podría calificar de colonialismo interno de un mismo imperio a sus subditos?

Ni colonialismo ni conquista. Es simplemente acabar con determinados restos de feudalismo que iban en contra de la forma de Estado que los Borbones ya habían centralizado en Francia, que nunca fue tan extremo en España como allí.


17.¿En que se diferenciaban los el Reino de Castilla con el de Aragón? dinastías, foros…

Había poca diferencia, porque desde el siglo XIV las relaciones comerciales, familiares y sociales entre todos los reinos cristianos ibéricos eran constantes. Hasta con Portugal había semejanzas. No en vano, Urraca, la hija de Alfonso VIII de Castilla fue reina portuguesa. En todos los reinos los municipios tenían mucho peso, así como la aristocracia terrateniente.


18.¿Que fue la batalla de Barcelona de 1713 contra las fuerzas borbónicas?

Fue en 1714, y es el asedio final a la ciudad por parte de las tropas borbónicas. Que por cierto, fueron recibidas por los catalanes partidarios de Felipe V con gran algarabía.


19.Un poco más hacia delante ¿Que fue el 2 de Mayo y por que se considera un día patria para los españoles? Muchos en la izquierda española dicen que preferirían celebrar el 2 de Mayo, el nacimiento de Cervantes, o el 14 de Abril antes que el 12 de Octubre…

El 12 de octubre es fiesta nacional desde un Real Decreto Ley de 1987, con Felipe González en la presidencia del Gobierno. Antes era simplemente Día de la Hispanidad o Día de la Raza hasta 1945, cuando el concepto de raza quedó degradado. Aunque Raza, en el ámbito hispanoamericano se sigue usando, pero como sinónimo de fuerza, de unidad mestiza y de empuje cultural. Además, esta fiesta empezó a celebrarse antes en América que en España. El 2 de mayo fue la fecha en que los madrileños se levantan contra las tropas de invasión francesa.

cuadro del levantamiento del 2 de Mayo en Madrid


La nación política empieza a reclamar su soberanía en un acto de rebelión en ese día. Y tiene su culminación el 19 de marzo de 1812, cuando se proclama la Constitución de Cádiz. Fecha que también podría optar a Fiesta Nacional Española.



20.¿Que fue la revolución gloriosa o revolución de las luces llevada por el general Serrano contra la monarquía Española?

En el libro lo explico, cuando hablo del Sexenio Revolucionario. Es la última revolución en la que militares liberales tienen la iniciativa frente a la monarquía y la reacción.


Trae consigo la Primera República, federal-cantonal, que fue un fracaso. E inicia el tiempo de protagonismo del movimiento obrero en España.



21.Una pregunta importante ¿Quien fue Rafael Riego y por que su figura fue tan importante entre los liberales y revolucionarios en España durante el siglo XX?

Pues fue un militar liberal, de esos tan típicos del siglo XIX español, que en la Revolución de 1820 dirige a las tropas que se niegan a partir a América para enfrentarse a Bolívar y San Martín, y quieren recuperar la Constitución de Cádiz, radicalizándola.

Rafael  del Riego


Organiza la milicia nacional contra las tropas absolutistas y las vence, instaurando el Trienio Liberal, que acaba con los Cien Mil Hijos de San Luis, una invasión reaccionaria comandada por la Francia post-napoleónica y borbónica que repone a Fernando VII en el trono. Riego es una figura central en la Historia revolucionaria española, y un icono de todas las izquierdas posteriores.



22.¿Por que en toda España surgen ideas como el valencianismo, catalanismo, andalucismo…? ¿Como a sido de ultra centralista la crona Española con los terriotorios que conquistaron o se incorporaron durante las cruzadas?

Esos grupos existen porque la Constitución de 1978 los promueve y los protege. Si España hubieses sido realmente “ultracentralista”, esos grupos no existirían hoy día.


23.¿Que opinión tienes del comunista y secretario general del POUM Andreu Nin sobre las cuestión nacional y de Catalunya en España?

Tuvo el mérito de ser el primero en traducir al español los textos de Marx sobre España, pero en una traducción muy pobre. Su trotskysmo le hizo tener una idea equivocada de la cuestión nacional española.


24.¿Los territorios conquistados o sometidos por las cruzadas en España deberían tener derecho a un directa autodeterminación?

Los que piden la secesión de España no son territorios conquistado por España durante las cruzadas. Insisto en que España no existía cuando las cruzadas se realizaron para recuperar Tierra Santa, en Palestina, y que ningún Estado cristiano ibérico medieval participó en gran masa en aquellas. Aparte, la autodeterminación solo vale para las colonias, como afirmaron en su día todos los comunistas, Lenin el primero. Y hoy en España no hay colonias.


25.España se reivindica como nación durante la guerra civil por el Frente Popular, por las revoluciones liberales, durante el 2 de Mayo contra la ocupación de Napoleón…¿La izquierda española actualmente tiene problemas en reivindicar un patriotismo revolucionario y de clase basado en el análisis materialista?

La hipótesis fuerte que manejo en el libro es que la asociación infantil de la idea de España con Franco se debe, entre otras cosas, a la nula construcción de un marxismo propio. Ese marxismo está todavía por construir. Y su construcción, a mi juicio, podría acabar con esta tendencia entre feudal, étnica y anarquista que es mayoritaria en nuestra izquierda, que políticamente hablando carece de proyecto respecto del Estado español, porque es indefinida. Para que una nueva izquierda, desde ese marxismo por construir, surja, la vieja debe ser destruida. Principalmente en lo que respecta a sus pobres ideas.


26.¿Que diferencia hay entre las comunidad autónomas y un III República Federal?

Un Estado federal surge de la unificación de Estados y/o colonias previamente independientes que ceden su soberanía al nuevo Estado. La unión de España y Portugal, necesariamente, sí sería federal. Eso sí, desde una perspectiva marxista-leninista, esa federación sería temporal, porque el modelo de Estado en el comunismo es la república unitaria, centralista e indivisible. El comunista es el continuador del jacobino, siempre. Convertir España en un Estado federal es un delirio que solo entusiasma a catedráticos progres de Derecho Constitucional y a izquierdistas indefinidos. Además, la diferencia con las autonomías actuales sería prácticamente nula. 


Si acaso, en el Estado federal, la hacienda pública invertiría la relación tributaria actual. El federalismo en España es de origen anarquista, no comunista. Por mucho que lleve una hoz y un martillo en su bandera, un partido “comunista” que defienda un modelo federal de Estado, con autodeterminación, aparte de copiar malamente el sovietismo a España cuando no tenemos nada que ver, está más cerca del anarquismo que del comunismo. Y el federalismo es siempre el proyecto idóneo del neoliberalismo burgués actual. La Unión Europea, que es una federación que maximaliza el modelo de Estado de la República Federal de Alemania, es incluso más capitalista que Estados Unidos ahora mismo, que ha girado al proteccionismo, que perjudica a la Unión Europea. El federalismo debe ser combatido por los comunistas.


28.¿Que diferencias y apariencias ves entre los presos políticos actuales de Catalunya con los presos irlandeses que defendía la hija de Engels contra la dominación británica?

No son presos políticos, son políticos que han intentado una secesión que, de momento, no ha salido bien. Aparte, si fuesen presos políticos reales que estuviesen en la cárcel por ejercer su “libertad de expresión”, ¿qué problema habría? Stalin dijo una vez que “Las ideas son más poderosas que las armas. Nosotros no dejamos que nuestros enemigos tengan armas, ¿por qué dejaríamos que tuvieran ideas?”. En un Estado comunista habría presos por sus ideas si estas ponen en peligro al Estado. ¿Alguien cree en serio que en un Estado comunista Puigdemont sería libre? Probablemente habría sido fusilado. Y Valtonyc también estaría en prisión, como en China luego está el friki de Ay Weiwei. Bueno, realmente, el número de Valtonycs y Hasels sería ínfimo en una España comunista, porque el sistema educativo no sería tan penoso como el que tenemos en el régimen de 1978. Respecto a lo de Irlanda, recomiendo leer la parte de mi libro donde aparecen los textos de Marx sobre Irlanda.

"Marx y la Revolución en el siglo XXI", charla en el Centro Asturiano de Madrid


Hispanidad


Vídeo grabado para la Fundación DENAES, para la Defensa de la Nación Española, con motivo de la festividad del 12 de octubre.


Congreso Pensar con Marx hoy

Participaré con tres ponencias en el importantísimo Congreso Pensar con Marx Hoy, organizado por la Fundación de Investigaciones Marxistas (FIM), la Universidad Complutense de Madrid (UCM), entre otras instituciones. Enlace de la web oficial del Congreso con toda la información disponible sobre ponentes, días, comunicaciones y localización:
http://www.pensarconmarxhoy.org
Organizan
Universidad Complutense de Madrid (UCM), Fundación de Investigaciones Marxistas (FIM), Fundación por la Europa de los Ciudadanos (FEC) y Red Europea Transform!
Colabora
Euro-Mediterranean University Institute (EMUI-UCM), Fundación Rosa Luxemburgo, Fundación Viento Sur, Fundación 1 de Mayo y GUE/NGL
Lugar
Universidad Complutense de Madrid. Facultad de Ciencias Políticas y Sociología, Campus de Somosaguas.

Mis comunicaciones (en rojo y en negrita), horarios y aulas donde presentaré mis aportaciones (la primera comunicación es conjunta con Leonardo Granato):
Miércoles 3 de octubre
Aula 3. Eje Marx y América Latina
16:00-18:00. Presentación de comunicaciones. Sesión: Los estudios marxistas contemporáneos en América Latina.
  • Acumulación originaria o pueblo. El caso del Istmo de Tehuantepec. Agustín R. Vázquez García, Profesor/Investigador de Económica, UAM-X, Ciudad de México.
  • Por una teoria del Capital para pensar el modelo de desarrollo económico brasileño. Cláudia M. Costa Gomes, Profesora de Trabajo Social de la Universidad Federal de Paraíba (Brasil).
  • Extractivismo, territorio y desposesión desde una lectura de Marx. Notas para el contexto latinoamericano actual. María Elena Nogueira, Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) y Universidad Nacional de Rosario (UNR), Argentina.
  • El papel del Estado en la integración latinoamericana desde una perspectiva marxista. Santiago Javier  Armesilla Conde,  Euro-Mediterranean  University Institute (EMUI-UCM) y Leonardo Granato, Universidade Federal do Rio Grande do Sul (UFRGS).

Jueves 4 de octubre
Aula 5. Eje Marx y la Filosofía
11:00-12:30. Sesión presentación de comunicaciones.
  • Del marxismo al posmarxismo a través de  la  noción  de  “sobredeterminación”. María Cecilia Ipar, la Universidad de São Paulo, Brasil
  • La monotonía se alimenta de lo nuevo. Mario Sánchez-Pardo Olivares, UCM.
  • La propuesta de  “vuelta del revés de  Marx” de  Gustavo Bueno, vista  desde el propio Marx. Santiago Armesilla Conde, EMUI-UCM.
  • La  persistencia  del  materialismo  histórico:  claves  para  una  lectura  del neoliberalismo. Sergio Vega Jiménez, UCM.

https://www.ivoox.com/player_ej_29097202_4_1.html?c1=ff6600

Viernes 5 de octubre

Aula 4. Marx y la Filosofía
16:00-17:15. Sesión presentación de comunicaciones.
  • Marx, entre Aristóteles y Hegel. Miguel Candel, Profesor de Filosofía de la UB. 
  • ¿Intelectualismo socrático en el marxismo? Juan Antonio Ponte, Universidad de Oviedo. 
  • Abolición del Estado burgués y extinción del Estado proletario. Revolución y dictadura del proletariado en el marxismo. Santiago Armesilla Conde, EMUI-UCM. (CANCELADA).